Un blog dedicado a mi hijo...


jueves, 28 de septiembre de 2017

TARTALETA DE GROSELLAS Y MASCARPONE SIN GLUTEN

Me encantan los frutos rojos en la repostería, tal vez por el contraste que marcan en cualquier receta. Ese contraste se aprecia en el colorido que aportan en medio de una masa, pero también en la acidez de su sabor frente al dulzor.

Fresas, moras, arándanos, frambuesas... Existe toda una variedad de frutos del bosque ya disponibles casi todo el año. Hoy le ha tocado el turno a las grosellas, es la primera vez que aparecen frescas en una de mis recetas. 

En casa están muy impacientes, deseando de que termine de hacer fotos... "Ya está, chicos. Se abre la veda"

Ingredientes:

* Para la base de galleta:

  • 200 g de MixC Schär
  • 30 g de maicena
  • 60 g de aceite de girasol
  • 65 g de azúcar 
  • 1 huevo
  • Pizca de sal
  • 1 cucaradita pequeña de levadura postres
* Para el relleno:
  • 100 g de grosellas frescas
  • 200 g de nata agria*
  • 150 g de queso Mascarpone
  • 2 huevos L
  • 40 g de azúcar vainillado
* Para la crema de Mascarpone:
  • 200 ml de nata para montar
  • 200 g de queso mascarpone
  • 4-5 cucharadas de Nesquik de fresa



Procedimiento:

  1. Primero, hacemos la base y precalentamos el horno a 200ºC arriba y abajo;  En un bol grande, batimos el huevo con el azúcar y la pizca de sal, a continuación agregamos el aceite y seguimos batiendo hasta que se integre. Finalmente añadimos las harinas tamizadas junto con la levadura de postres, y amasamos hasta conseguir una masa que no se nos pegue a las manos (Añadir un poco de más harina si fuera necesario). Estiramos con rodillo y forramos la base de un molde de bordes bajos de 20 cm, pinchamos la superficie y cocemos en el horno precalentado a 200ºC arriba y abajo durante 10 min. Sacamos y bajamos la temperatura a 150ºC.
  2. Para hacer el relleno; Lavamos cuidadosamente las grosellas, secamos y quitamos los rabillos. En un bol alto de la batidora, mezclamos la nata agria* ( Yo la hago casera, mezclando a la cantidad de nata que necesita la receta una o dos cucharadas de zumo de limón, dejo reposar unos 5-10 min. y lista para usar),el queso Mascarpone, los huevos y el azúcar vainillado. Vertemos la crema en la base de la tartaleta, esparcimos las grosellas por toda la superficie de la tarta, reservando algunas para la decoración final. Volvemos a meter al horno y dejamos cocer 35-40 min más. Dejamos enfriar del todo.
  3. Para la crema de Mascarpone: En un bol amplio, mezclamos, la nata, el queso Mascarpone y el Nesquik de fresa hasta conseguir una crema homogénea, metemos en una manga pastelera con boquilla rizada y decoramos la superficie de la tartaleta. Colocamos varias grosellas para terminar. 


miércoles, 20 de septiembre de 2017

GALLETAS DE QUINOA Y ALMENDRA RELLENAS DE CHOCOLATE BLANCO SIN GLUTEN

En un blog como éste, las galletas siempre serán esa receta recurrente a la que se vuelve por necesidad, casi por obligación, porque tiene que ser así... y es que a pesar de su aparente sencillez, nunca decepcionan a nadie. ¿Conocéis a alguien a quien no le guste algún tipo de galleta?

Adaptadas a los tiempos de las monodosis, estas minigalletas con corazón de chocolate blanco son ideales para endulzar el café de la tarde, en teoría, menos copioso. Pero que su reducido tamaño no os confunda, porque frente a un plato repleto es muy fácil perder la cuenta y, bocado a bocado, la cantidad ingerida podría crecer más de lo deseado. Es lo que tienen los Deseos, la capacidad de seducirte hasta perder el control.


Ingredientes:

  • 120 g de harina Mix C Schär
  • 50 g de almendra molida
  • 25 g de harina de quinoa
  • 25 g de harina de arroz
  • 50 g de aceite de girasol
  • 60 g de azúcar vainillado
  • 1 huevo L
  • Pizca de sal
  • Pizca de levadura de postre
  • Chocolate blanco para el relleno.*



 Procedimiento:

  1. En un bol grande, batimos con unas varillas manuales, el huevo con el azúcar y la pizca de sal, seguido, añadimos el aceite de girasol y seguimos batiendo hasta que se integren los ingredientes.
  2. Aparte, mezclamos las harinas junto con la pizca de levadura y se la vamos incorporando a la mezcla anterior, amasando hasta conseguir una masa que no se nos pegue a las manos. (Añadir un poco de más harina si fuera necesario)
  3. Estiramos la masa en la mesa de trabajo, formamos nuestras galletas y las vamos colocando en la bandeja del horno con papel de hornear. (No hace falta que estén muy separadas porque no crecen mucho en la cocción. A mí me han salido unas 60 galletitas, porque el molde es de unos 3 cm de diámetro, podéis usar el cortado que tengáis.) 
  4. Cocemos las galletas en el horno precalentado a 180ºC arriba y abajo durante 20-25 mi. o hasta que estén doradas. Dejamos enfriar del todo en rejilla.
  5. Derretimos el chocolate blanco y rellenamos los huecos de las galletas. Metemos en el frigorífico para que solidifiquen más rápido. 
* Nota: Para que podáis disfrutar de ésta receta los intolerantes a los lácteos, podéis sustituir el chocolate blanco por una glasa que es muy fácil de hacer: A 50-60 g de azúcar glass le añadís unas gotas de zumo de naranja hasta conseguir una crema espesa, rellenar y dejar secar.