Un blog dedicado a mi hijo...


jueves, 15 de junio de 2017

TARTA HELADA DE CHOCOLATE Y AVELLANA CROCANTE SIN GLUTEN

Nos ha cogido desprevenidos, el calor ha llegado sin avisar, sin ni siquiera respetar la entrada del verano, sin estar en la playa y ya sentimos "la ola", pero yo ya tenía mi "Kit de supervivencia" preparado en el congelador para emergencias como ésta.

Junto a una buena remesa de polos de zumo de frutas casero, el delirio de mi pequeñín, una tarta helada de chocolate y avellanas crocantes, pensada para inaugurar el verano con alegría, esperaban en el congelador su momento, por lo que pueda venir.

Todo es más llevadero cuando contamos con una buena ayuda, y no me negaréis que una suculenta porción de este Deseo Sin Gluten helado puede ayudar a superar cualquier problemática...

Uff, ¡Qué oleaje! (de calor) ¿Puedo repetir?


Ingredientes:

* Para la base de bizcocho:
  • 2 huevos 
  • 50 g de azúcar
  • 50 g de harina de arroz
  • 1 cucharada sopera de cacao puro en polvo
  • Pizca de sal
* Para el helado de chocolate (2 veces):
  • 250 g de chocolate fondant
  • 60 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 4 yemas de huevo
  • 300 ml de nata para montar
  • 2 cucharadas de ron o licor opcional.
* Para el helado crocante de avellanas:
  • 200 g de azúcar
  • 125 g de avellanas tostadas
  • 2 huevos
  • 4 yemas de huevo
  • 450 ml de nata
  • 50 ml de sirope de Ágave
  • 2 cucharadas de licor (opcional)
* Para la cobertura de chocolate:
  • 100 g de azúcar glass
  • 50 g de mantequilla 
  • 20 ml de leche
  • 20 g de cacao puro en polvo
  • Avellanas picadas para decorar


Procedimiento:

  1. Primero hacemos la base de bizcocho; En un bol batimos los huevos con el azúcar hasta que doblen en volumen y blanqueen, añadimos la harina de arroz junto con el cacao y la pizca de sal, mezclamos con movimientos envolventes, vertemos en un molde redondo de 22 cm y metemos al horno precalentado a 180º C arriba y abajo durante 15 min. o hasta que esté cuajado. Desmoldamos y dejamos enfriar del todo en rejilla. ( Éste paso lo podéis sustituir por una base de galleta y así no encender el horno)
  2. Para hacer el crocante de avellanas; En una sartén, caramelizamos 150 g de azúcar hasta que se dore, apartamos del fuego y añadimos las avellanas picadas, mezclamos, vertemos la mezcla sobre papel de hornear o papel vegetal y dejamos que se enfríe del todo. Trituramos en un mortero y reservamos.
  3. Para hacer el helado de chocolate; Derretimos el chocolate troceado al baño María y dejamos entibiar. Batimos la mantequilla con las yemas de huevo hasta que se integre, añadimos el chocolate derretido y seguimos batiendo hasta conseguir una crema homogénea. Montamos la nata con las varillas eléctricas sin que esté muy montada, solo que coja un poco de cuerpo, agregamos por último el licor (opcional) y la incorporamos a la crema anterior con una varilla manual hasta que nos quede bien integrado todos los ingredientes. 
  4. Para el montaje de nuestra tarta helada, colocamos en un plato llano un molde de repostería redondo sin base (El mío es extensible de 16 hasta 30 cm  de ancho y 8,5 cm de alto de acero inoxidable ) (También podéis usar el molde desmontable donde hemos hecho la base de bizcocho) cubrimos las paredes con papel de hornear para que sea más fácil el desmoldado. Colocamos la base de bizcocho dentro del molde y que quede justo. Vertemos la crema del helado de chocolate, extendemos bien y metemos en el congelador hasta que endurezca. Mientras nos ponemos con el helado de crocante de avellanas.
  5. Para el helado de avellanas; Separamos las yemas de las claras. En un bol grande, batimos todas las yemas con 50 g de azúcar hasta conseguir una crema espumosa y pálida. Añadimos el crocante de avellanas que tenemos reservado. Aparte, montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y se la incorporamos con movimientos envolventes para que no se baje. En otro recipiente aparte, montamos la nata con la miel hasta que coja cuerpo y no esté muy montada y se la agregamos a la crema anterior con movimientos envolventes hasta conseguir una crema homogénea. Sacamos la tarta del congelador, vertemos la crema de avellanas encima de la de chocolate, alisamos la superficie y volvemos a meter en el congelador para que endurezca. Mientras, hacemos de nuevo la crema del helado de chocolate y seguiremos los pasos del punto 3.
  6. Para decorar la tarta ; En una sartén pequeña, derretimos la mantequilla con la leche, incorporamos el azúcar glass y el cacao puro en polvo, mezclamos bien hasta que la crema sea homogénea. Metemos en una manga pastelera, dejamos que se enfríe un poco pero que nos quede líquida. Cortamos la punta de la manga y vamos dejando caer por todo el borde de la tarta para que salgan los churretes. Después cubrimos toda la superficie de la tarta con el resto de la crema de chocolate. Decoramos con avellanas machacadas y con rosetones de crema helada que nos haya sobrado. Meter en el congelador. Cuando la vayamos a servir, sacarla del congelador 15-20 minutos antes.


No hay comentarios: